Marca
Modelo
Precio
Cuota
Km
Años
Comunidades
Provincias
Centro
Combustible
Etiqueta Medioambiental
Todos
B
C
ECO
0
Cambio
Carroceria
compacto-utilitario
Compacto-utilitario
berlina
Berlina
todoterreno
Todoterreno-SUV
monovolumen
Monovolumen
familiar
Familiar
coupe
Coupé
descapotable
Cabrio-Descapotable
industrial
Industrial y combi
furgonetas-camper
Autocaravana / Camper
pickup
Pick Up
Potencia
Puertas
Todos
2
3
4
5
Plazas
Otros

Coches Ford Focus C-Max de segunda mano

Encuentra tu Ford Focus C-Max de ocasión (0)

Filtrar
Coches Ford Focus C-Max de segunda manoEncuentra tu Ford Focus C-Max de ocasión (0)
Marca: Ford
Modelo: Focus C-MAX
Borrar todos

Vaya, no encontramos ningún coche a tu gusto...

Utiliza nuestros filtros para descubrir otras opciones de coches de segunda mano o descubre nuestras últimas novedades de coches de segunda mano

, de 

coches de ocasión en liquidación

 o de 

coches kilómetro 0.

Ford Focus C-Max: cuando el confort y un precio económico es lo importante


Quizá te suene más como simplemente C-Max, pero si te interesa el Ford Focus C-Max de segunda mano de nuestras tiendas, que sepas que es el de primera generación, ya que a partir de la renovación de 2010 pierde el nombre de Focus. Se puede encontrar en líneas de acabado Trend, Ambiente, Style, Ghia y Titanium con motores de gasolina y sobre todo diésel TDCi, cuyas versiones se consolidaron durante años por ser uno de los monovolúmenes compactos más económicos del mercado. Bajo esa premisa se ganó muchos de sus clientes, pero también debido a características siempre interesantes en un vehículo cuando se va a viajar con niños. A saber, un maletero ciertamente amplio y accesible, así como modularidad de los asientos y gran cantidad de compartimentos portaobjetos para sus cinco posibles plazas. Ford priorizó el interior al exterior en este vehículo, sin que por ello pueda decirse que hace daño a la vista. Es simplemente correcto. Si quieres un monovolumen barato, el Ford Focus C-Max de ocasión debe ser una opción a barajar, junto con el Opel Zafira o el Seat Altea, entre otros. Desde luego, tendrá sus añitos porque dejó de producirse a principios de esta década, pero aguanta a la perfección el paso del tiempo. No solo en cuestiones de rendimiento, sino también en seguridad, en lo que ya destacaba en su época.